Ruta de las Cuevas
interés espeleológico

Ruta de las Cuevas
interés espeleológico

Resumen del Recorrido

Resumen del recorrido
Partiendo del casco urbano se pueden visitar numerosas cuevas y abrigos de la Sierra de Camarolos en un recorrido de escasos cinco kilómetros. La disposición de los afloramientos de dolomías que, principalmente, forman las estribaciones de la cara norte de esta sierra, han propiciado la formación de estos elementos morfológicos propios del modelado kárstico. Sus formas caprichosas y el misterio que, de forma intrínseca, es asociado a las cuevas aportan a esta ruta un encanto especial, sobretodo para los amantes de la espeleología.

Clasificación MIDE
Perfil del Recorrido
Detalle del Recorrido

Tipo de recorrido Lineal
Punto de Salida Cooperativa agrícola San Juan
Punto de LLegada El Nacimiento – El Chorro
Distancia 5.300 m
Tiempo Estimado 2 horas 5 minutos
Cotas máx. y mín. 851 – 688 m
Desnivel neto acumulado 513 m
Desnivel acumulado subida 294 m
Desnivel acumulado bajada 219 m
Puntos de agua Fuente de la Higuera y Fuente Torongil (no potabilizadas)
Hitos de interés 1. Fuente de la Higuera
2. Cueva de las Palomas
3. Fuente Rusía
4. Cueva Pepillo
5. Cueva de las Grajas / Chilam Balam
6. Fuente Torongil
7. El Nacimiento
8. Cueva Chirivía
9. Cueva de la Hechicera
10. Cueva del Tambor
Época recomendada Primavera, verano, otoño, invierno
Modalidad A pie
Espacios Naturales Protegidos ZEC (Zona de Especial Conservación) Sierra de Camarolos
Señalética No señalizado
Senderos homologados que conecta GR 249 Gran Senda de Málaga. Etapa 11. PR-A 395 Fuentes de Hondonero
Hoja topográfica (1:25.000; 1:50.000) 1:50.000 (1039)
1:25.000 (1039-I)
Pasa por terrenos privados

Lo más destacado

Lo más destacado
Como el nombre de esta ruta indica, lo más destacado de ella son las cuevas. Hasta 6 cavidades, entre cuevas y abrigos, pueden visitarse en este recorrido, y cada una con sus peculiaridades y belleza propia. No obstante, de todas ellas se puede destacar la Cueva de las Palomas, con la presencia de dos “chimeneas” o aperturas en la parte superior de su cúpula que comunican la cavidad con la zona alta de la sierra y permite entrar la luz como si de dos claraboyas se tratase. Así mismo, por otros motivos, también podemos destacar la Cueva de las Grajas por la espectacularidad y grandes dimensiones de este abrigo dispuesto de forma oblicua en la pared de la sierra, o la Cueva de la Hechicera, la más profunda de todas ellas con varias salas en su interior.

Prestar Especial Precaución con...

Prestar especial precaución con…
Esta ruta permite acercarnos a conocer algunas de las cavidades de la Sierra de Camarolos. No obstante, el acceso hasta el interior de las mismas siempre será responsabilidad del visitante y bajo el conocimiento que éste tenga de la sierra y la práctica de la espeleología. Además, la mayor parte de estas cavidades se encuentran en terrenos privados y se deberá contar con el permiso de la propiedad para entrar en ellas. Aún así, todas estas debidas precauciones no restan valor a esta ruta, pues la mera contemplación de las cavidades sin necesidad de adentrarse en ellas bien merece la pena.

Partiremos del camino terrizo que se inicia en la cooperativa agrícola San Juan para dirigirnos hacia la Fuente de la Higuera, situada ya el pie de la Sierra de Camarolos. Durante todo el tramo hasta llegar a ella, la pista de tierra y los huecos de los olivos nos permitirá disfrutar de buenas vistas sobre los paredones calcáreos de estas sierras.

Una vez en la Fuente de la Higuera estaremos situados a los pies de la Cueva de las Palomas, a la que podremos voluntariamente ascender aprovechando una apertura en la valla que marca el límite de la Finca de la Fresneda, que ocupa la mayor parte de la Sierra de Camarolos. Este enclave destaca también por la presencia de una importante colonia de vencejos reales que en época de cría aprovechan las oquedades de las rocas para hacer sus nidos. Así mismo, en esta parte de la sierra, es muy singular la presencia de almeces (Celtis australis), los cuales podremos observar, no sólo en las inmediaciones de la Fuente de la Higuera sino en la propia Cueva de las Palomas creciendo entre las grietas de las rocas.

La Cueva de las Palomas es una impresionante cavidad formada por un gran abrigo de piedra fenestrado por dos aperturas o chimeneas situadas en su techo y que dejan pasar los rayos de luz del sol ofreciendo panorámicas de gran belleza. Desde su interior, las vistas sobre el casco urbano de Villanueva del Rosario, El Brosque y el cauce del río Guadalhorce son espectaculares.

Desde aquí recorreremos la linde de la sierra, con los cultivos de olivos a un lado y la vegetación natural a otro, cobijados bajo la sombra de los quejigos, arces, majuelos y cornicabras existentes. En este paseo discurriremos cercanos al conocido como Rodaero Chico, un pequeño desprendimiento de piedras que se asemeja, en pequeñas dimensiones, a su hermano mayor, situado en el paraje de Hondonero. Serán aquí abundantes, y fáciles de observar en primavera, las orquídeas gigantes (Barlia robertiana) y los nazarenos (Muscari neglectum).

Cercanos a este punto pasaremos por la Fuente Rusía, pequeño afloramiento de agua, y nos dirigiremos a la Cueva Pepillo. Esta pequeña cueva que veremos a lo lejos se sitúa también frente al Picacho, gran roca solitaria de tamaño triangular que se encapa del macizo de piedras que forman las laderas de la Sierra de Camarolos. Igualmente, detrás justo de este hito geológico veremos un imponente abrigo de roca que rompe la continuidad de la pared.

Sin descanso, se enlaza la Cueva de las Grajas, donde las grajillas y las chovas piquirrojas dominan los aires y el ambiente con sus sonidos. Se trata de un abrigo dispuesto longitudinalmente en el escarpe de la sierra con las rocas bermejas y muy lisas debido a la disolución producida por el agua de lluvia. En plena cueva, y a modo de pequeña línea imaginaria que supera la verticalidad y desplomes de sus paredes, encontramos el Chilam Balam, una de las vías de escalada más dificultosas del mundo. Para acceder a esta cueva deberemos de buscar los portalillos que permiten el paso del vallado que circunda la sierra.

Siguiendo nuestro camino pasaremos por la Fuente de la Víbora, ocupado por vegetación, y llegaremos a la Fuente Torongil, con su pequeño pero cuidado pilar de piedra y su abundante caño de agua cristalina.

Desde aquí cogeremos una bonita vereda, entre paredones de piedra y vegetación natural, que nos llevará hasta el Nacimiento, pasando antes por parajes como el del salto de agua de la Cola del Caballo, imponente cascada que únicamente puede verse en los años de lluvia abundante, por encima de los 1000 mm según se dice en el pueblo. Así mismo, en este tramo también deberemos de pasar un par de puertas para salvar el vallado presente para guardar el ganado.

Ya en el Nacimiento podremos ver la Cruz de los Caídos, situada en plena ladera y dedicada a varios vecino fallecidos en este lugar durante la Guerra Civil, y podremos aventurarnos a visitar las cuevas de la Hechicera, Chirivía, y el Tambor, todas ellas muy próximas a este enclave.

La Cueva de Chirivias es una pequeña cavidad situada a baja altura y de fácil acceso cuyo nombre parece que se relaciona con un vecino del pueblo que asiduamente hacía uso de ella. La Cueva de la Hechicera es la cavidad con la mayor recorrido de todas las que encontramos en esta ruta. Con una entrada de dimensiones moderadas, pronto se encauza en un pasillo que nos dirige hacia las salas interiores salvando angostos pasos a baja altura. Por último, encontramos la curiosa Cueva del Tambor, en la que existe una pequeña cavidad con un espeleotema con forma
de cuenco a la que acudían los pequeños del pueblo a golpear, haciendo sonar el “tambor” amplificado por el eco.

Desde estas tres cuevas podemos conectar con el trazado del PR-A-395 Fuentes de Hondonero y del GR-249 Gran Senda de Málaga para volver de nuevo a Villanueva del Rosario.