Además, no te puedes perder...

Descubre todos los lugares emblemáticos y históricos

Integrado en el edificio del Albergue de Villanueva del Rosario y ejerciendo de fiel reflejo de la incesante actividad y sensibilidad de la población local a lo largo de los siglos, encontramos el Centro de Interpretación de la Vida Artesana. La artesanía constituyó una de las actividades más importantes, tanto para el municipio como para toda la comarca, siendo cientos de personas las que se dedicaban a los distintos oficios encargados de proporcionar útiles, prendas y utensilios a sus vecinos, empleando las materias primas que disponían a su alcance y mediante un trabajo prácticamente manual con técnicas heredadas de abuelos y padres a hijos. Hoy en día esta actividad continúa pero reducida a un pequeño grupo de artesanos que han sabido adaptarse a los tiempos, con diseños y trabajos que responden a las exigencias de los nuevos clientes. Toda esta historia viva, ejemplo de la riqueza etnográfica de este pueblo, es la que muestra de forma excelente el Centro de Interpretación de la Vida Artesana mediante una exposición dinámica e interactiva.

El Centro se encuentra, como se ha citado anteriormente para el Albergue municipal y el Parking de caravanas, en la periferia del casco urbano. Se accede desde la carretera A-7203, tomándola desde el núcleo de Villanueva del Rosario en dirección a Málaga, Antequera y la A-92M.

ESPACIO JOSÉ HERNÁNDEZ

José Hernández (1944-2013), gran artista plástico y pintor reconocido mundialmente, estableció su residencia, de forma compartida con Madrid, en Villanueva del Rosario allá por el año 1980. Desde ese preciso momento, además de por el elevado valor artístico de su obra, José fue muy conocido en el municipio, donde llegó a convertirse en un saucedeño más, calando en el corazón de sus ciudadanos por su forma de ser cercana y sencilla. Por todas estas razones fue nombrado hijo predilecto de la localidad y llegó a ceder una parte importante de su obra a Villanueva del Rosario. El ayuntamiento, para poner en valor de una forma adecuada todo este patrimonio, ha habilitado un espacio expositivo para mostrar las 20 creaciones de este genial artista y ponerlas a la disposición y disfrute de todos los vecinos y visitantes de este pueblo.

Este espacio se ubica en las instalaciones de la Casa de la Cultura de Villanueva del Rosario, abriendo de lunes a viernes en horario de 16:00 a 21:00 horas. Para citas concertadas, contactar con el teléfono 952 742 008.

IGLESIA DE NTRA. SRA. DEL ROSARIO

La Iglesia de Ntra. Sra. del Rosario data de 1760, si bien ha sufrido reconstrucciones, reformas y restauraciones hasta llegar a su aspecto actual. Este templo, si bien sufrió las consecuencias de la Guerra Civil al destruirse tanto los archivos como los ornamentos que la decoraban, atesora en su interior diversas imágenes que se han ido sumando a la única imagen que se salvó de este conflicto, la de Jesús Nazareno. Así, y siempre gracias a las aportaciones realizadas por suscripción popular, como las imágenes de la Virgen del Rosario (obra de Palma, 1938), o la Virgen de los Dolores (adquirida en Granada en 1948). Una de las últimas actuaciones realizadas en el templo, consistente en una restauración del mismo, fue en 1994.

Se ubica en la Plaza de la Iglesia, en pleno centro de la localidad y se rodea de un interesante casco urbano de calles intrincadas y casas encaladas con pasajes y escalinatas de gran belleza, como el Pasaje de los Arcos.

NECRÓPOLIS VISIGODA

La importancia de la época visigoda en el municipio de Villanueva del Rosario queda patente por la presencia de numerosas necrópolis repartidas por el término municipal y sus inmediaciones. La mayoría de ellas se sitúan en la falda de la Sierra de Camarolos, junto a los nacimientos de los ríos Cerezo y Parroso, afluentes del Guadalhorce, dedicándose actualmente los terrenos donde se ubican a la agricultura,
de olivares principalmente. Es por esta razón por lo que, debido al intenso laboreo, han sido destruidos los enterramientos y han dejado al descubierto restos óseos diseminados y parte del ajuar, como hebillas, anillos, vasijas, etc. Algunas de las necrópolis encontradas son las de: la Calerilla, Repiso, la Rabia, el Picacho, el Parrosillo y el Cerrillo.

ERMITA DE NTRA. SRA. DEL ROSARIO

La Ermita de la Virgen del Rosario es un pequeño edificio compuesto de una única nave que fue construido gracias a las aportaciones populares. De fachada y paredes blancas, se compone de una puerta principal enmarcada en un arco de medio punto y coronado por una pequeña espadaña con campana. Los habitantes de Villanueva del Rosario suelen subir asiduamente a este enclave privilegiado, situado en el camino de ascensión a la Dehesa de Hondonero y muy próximo al Nacimiento de El Chorro.

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO, PEÑÓN DEL OSO

En una situación estratégica, a 900 metros de altitud y en el paso entre las depresiones del alto Guadalhorce y la Axarquía, encontramos este yacimiento declarado como BIC desde 2012. Alberga restos calcolíticos de la Edad del Cobre formados, en su mayor parte, por fondos de cabañas y una gran variedad de material cerámico, fundamentalmente cuencos, ollas y platos. Así mismo, en la base de esta meseta también se han encontrado restos de un asentamiento tardorromano, que evidencian la presencia de construcciones de carácter defensivo tipo fortín o poblado amurallado.

CEMENTERIO MUNICIPAL

Recientemente remodelado, el cementerio municipal ha recuperado el esplendor de la Capilla, en torno a la cual se sitúan los enterramientos más antiguos, que coinciden, en su mayoría, con aquellos realizados en la tierra. Este edificio tiene más de medio siglo de antigüedad, presenta fachada de líneas sobrias con un frontón triangular y coronada por una espadaña con campana.

CASCO HISTÓRICO

El entramado de calles estrechas que conforman el núcleo urbano de Villanueva del Rosario invitan a pasear y deleitarse con cada uno de sus rincones. Callejas como el Pasaje de los Arcos o plazas como la de la Iglesia, la plaza de España o la plaza de Andalucía, bien merecen ser descubiertos a pie, con su debida pausa y atención en los enclaves más singulares del municipio. Entre ellos, además de la propia belleza de sus calles, destaca la presencia de antiguas casas, tanto señoriales como de labranza, que datan de finales del siglo XIX y principios del XX. En ellas aún pueden apreciarse elementos propios de la vida rural de aquellos tiempos, tales como el suelo empedrado para la entrada de las bestias o las cámaras situadas en las plantas superiores y destinadas al almacenamiento de alimentos.